viernes, 15 de abril de 2011

Tiempo para Compartir: Por la expiación de Cristo todo el género humano puede salvarse.


"Creemos que por la Expiación de Cristo,
todo el género humano puede salvarse,
mediante la obediencia a las leyes
y ordenanzas del Evangelio."

-Artículos de Fe 1:3-

¿Sabían que vivimos con nuestro Padre Celestial antes de nacer? Que alegría cuando nuestro Padre Celestial nos presentó Su plan para nuestra vida en la tierra y el regreso a Él! Nosotros queríamos recibir un cuerpo, tomar decisiones importantes y hacer convenios. Nuestro Padre Celestial sabía que nuestros cuerpos terrenales iba a morir y que íbamos a tomar algunas decisiones malas y pecaríamos. Él nos amó y quiso hacer lo posible para que nos arrepintamos. Él sabía que alguien tendría que venir a la tierra para librarnos de la muerte y pagar por nuestros pecados. Eso sería tan difícil y tan doloroso que sólo un ser perfecto podría hacerlo. No lo podemos hacer por nosotros mismos. Jesús nos amó tanto que pidió al Padre Celestial que lo enviara. Él estaba dispuesto a sufrir el dolor de los pecados de todas las personas. Él también estaba dispuesto a renunciar a su vida para vencer la muerte. No se ofreció a hacer esto porque quería la gloria o el honor, sino porque Él nos amó a nosotros y al Padre Celestial.



¿Cómo nos sentimos cuando hacemos algo que sabemos que está mal? El dolor y el sufrimiento se producen cuando desobedecemos los mandamientos o cuando no hacemos algo que sabemos que deberíamos. Nuestro Padre Celestial eligió a Jesús para salvarnos de nuestros pecados y nuestras penas. Para hacer esto, Jesús se fue al Huerto de Getsemaní para estar solo y orar. Mientras oraba, sentía los pecados, las penas y el dolor de todas las personas que vivieron, viven y vivirán en la tierra. Sintió el dolor y la tristeza por los pecados de cada uno de nosotros. El sufrimiento de Jesús fue tan grande que salió sangre de cada poro de su cuerpo. No podemos imaginar cuán grande debe haber sido su sufrimiento. Porque Él sufrió, podemos arrepentirnos. Jesús fue escogido para hacer esto por nosotros para que si nos arrepentimos, podamos volver a vivir con nuestro Padre Celestial.



Después de sufrir en Getsemaní, Jesús fue arrestado, atado, burlado, escupido, azotado y condenado a muerte en una cruz. Sufrió horas de dolor físico intenso, y luego dio su vida. Porque Él era un Dios y tenía poder sobre la muerte, Él no tenía que morir. Él optó por hacerlo, por amor a nosotros su espíritu dejó su cuerpo. Su cuerpo fue bajado de la cruz, lo envolvieron en una sábana limpia, y lo colocaron en una tumba. Una piedra enorme fue puesta en frente de ella. El domingo siguiente, cuando las mujeres vinieron a ungir el cuerpo de Jesús, la piedra había sido removida y su cuerpo no estaba allí. Él había resucitado! Él había tomado su cuerpo de nuevo. Debido a que Jesús rompió las ligaduras de la muerte, después de la muerte, también tendremos nuestros cuerpos de nuevo. Esta es la resurrección.



A través de la expiación de Jesucristo podemos ser salvos de nuestros pecados si nos arrepentimos. Gracias a Jesús Cristo, resucitaremos y podremos volver a vivir con nuestro Padre Celestial otra vez. Jesucristo nos amó y dio su vida por nosotros. Fue el regalo más grande que jamás nos hayan dado.

A través de la expiación de nuestro Salvador, Jesucristo, podemos llegar a ser limpio de nuevo. Utilizando sal y pimienta, Jenny Smith, de MormonShare.com demuestra el poder purificador de la Expiación.


Busquen palabras relacionadas con el Artículo de Fe 1:3 en esta sopa de letras.


Las palabras ocultas son: expiacion, fe, arrepentimiento, bautismo, escrituras, jesucristo, sacrificio, espiritu santo, convenio, ordenanza
salvacion y obediencia

***

3 comentarios:

  1. Excelente material. En verdad estos son de mucha utilidad para mi, Gracias.

    ResponderEliminar
  2. wuao hermoso blog,muy completo(:

    ResponderEliminar

***


¿Querés más ideas?
Entrá en CONEXIÓN SUD!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...